viernes, 16 de octubre de 2009

Estimados ex soldados conscriptos

A propósito de la escandalosa esperada y no siempre bienvenida situación que se produjo en el Congreso Nacional en virtud de la votación de un nuevo proyecto de acuerdo, esperamos que los que siempre consideraron que habría salida política se convenzan de una vez y por todas que los políticos no tienen la más mínima intención de solucionar nuestras dificultades a no ser que nos transformemos en militantes de sus partidos, pues con ello al igual que exonerados y exiliados (todos militantes) recién obtendremos una posibilidad de justicia. En una forma descarada, infame, prepotente, inverosímil y sin vergüenza delante de muchos dirigentes que todavía creen en ellos nos acusan, nos apuntan con el dedo y nos dicen que somos asesinos, torturadores, culpándonos prácticamente que los soldados conscriptos fuimos los que dimos el golpe de estado. Nosotros como agrupación elevamos nuestra más enérgica protesta y por supuesto si hubiésemos estado presentes habríamos alzado nuestra voz y habríamos dicho "ustedes con su politiquería sucia, vendida, arrogante, mal parida, son los culpables de lo que sucedió en este país y después con acuerdos ocultos se beneficiaron y hoy día tienen todo el poder político".


A todos los que no tenemos voz que hemos sido vilipendiados esperamos que a través de los tribunales de justicia comprendan que solamente somos un grupo de ciudadanos que fuimos a cumplir con la ley y el estado se sirvió de nosotros, con más fuerza que nunca en los próximos días presentaremos nuestros requerimientos en los tribunales de justicia, el único camino que realmente nos conduce a la verdad.

Pedro Cáceres Osorio, Presidente Agrupación Puente Alto.-



1 comentario:

Lalo dijo...

Hola Pedro. Felicitaciones por tu escrito. Realmente me dan asco estos políticos corruptos y sinverguenzas, aprovechadores de la ciudadanía. En nuestro escudo patrio hay un escrito que dice; Por la Razón o la Fuerza. Tenemos la verdad y la Razón de nuestro lado, además de ello, la fuerza mental y espiritual para presentar nuestra demanda.
Suerte Pedro y Adelante.
Un abrazo.